EDITORIAL DIARIO CRONICAS - MERCEDES, SORIANO, URUGUAY
DIARIO CRONICAS
ACERCA DE LA EMPRESA  .  CONTACTO  .  SITIO ANTERIOR
ENVIA TU NOTICIA A DIARIO CRONICAS
DIARIO CRONICAS GENERAL ECONOMIA ACONTECIMIENTOS EDITORIAL DEPORTES
DIARIO CRONICAS ACONTECIMIENTOS NOTICIA
COMPARTIR ESTA NOTICIA:
Casos y Cosas - El Telégrafo III (Alfonso Arias)
25 may 2017 | Las notas anteriores sobre este mismo tema han traído a la mente de quienes tuvieron la suerte de haber coexistido con esta gran invención que llenara toda una época, recuerdos, c

 Las notas anteriores sobre este mismo tema han traído a la mente de quienes tuvieron la suerte de haber coexistido con esta gran invención que llenara toda una época, recuerdos, circunstancias y anécdotas que les han hecho revivir esos mismos momentos.

A través de aquellos escritos se han suscitado inquietudes en varios vecinos y personas que de un modo u otro estuvieron relacionados con este trabajo, o supieron de hechos que merecen mencionarse y ser conocidos por otras personas y en particular por los asiduos lectores de este espacio.

Eso mismo nos ha hecho releer, como le ha sucedido a otras personas, obras literarias, poesías y escritos que se relacionan con esta actividad de una u otra manera.

Recordábamos en especial que habíamos encontrado en la extraordinaria obra de Alejandro Dumas “El Conde de Montecristo”, que en su Tomo I mencionaba en dos capítulos (LIX y LX) a “El Telégrafo” haciendo mención a una lejana época, muy anterior aún a la que se reconoce como la de la invención de esa especial herramienta para la transmisión de palabras a través de los impulsos eléctricos, tal como la conocimos nosotros.

Allí se menciona la transmisión de noticias a través de elevados artefactos separados por alguna distancia, manejados por pacientes empleados muy mal pagos, que mediante señales en código comunicaban novedades por medio de diversos medios visuales.

Montecristo, a través de una artimaña, logra que el encargado de ese trabajo, comunique una falsa noticia al Ministerio del Interior, incidiendo la misma en el valor del dinero y perjudicando entonces a quien le interesaba que sufriera ese descalabro.

Sin duda que esa era la manera de enviar novedades a través de distintos medios en esa época, pero con poca exactitud y dependiendo de los días claros y de  los que no lo eran.  

Vinieron luego los inventos que fueron perfeccionando la transmisión a través de la electricidad y a la que nos hemos referido, pero que también necesitaban que hubiera conexión a través de hilos conductores los que debían estar conectados mediante soportes ubicados a distancia constante, medianamente seguros, que aseguraran la durabilidad de los elementos usados. 

 En las dos notas precedentes hablamos de los elementos internos de las oficinas telegráficas y del personal encargado de los mismos y hoy nos referiremos a quienes desempeñaban una labor algo más sacrificada que aquellos, ya que debían realizar su trabajo al aire libre, con buen o mal tiempo.

-------------------------------------

LOS GUARDA HILOS 

Eran ellos “los guarda hilos” quienes tenían a su cargo el cuidado, vigilancia y reparación de los hilos que conducían la electricidad y a través de los cuales se enviaban los mensajes telegráficos.

Su actividad y responsabilidad era constante y tenían que estar a la orden permanentemente para impedir la interrupción de los importantes servicios que brindaba el telégrafo.

Para adquirir nociones del trabajo que desempeñaban los mismos tuvimos oportunidad de conversar con Humberto Fanor Ramírez López, quien se desempeñara en esa actividad desde sus inicios en la empresa telegráfica el 23 de abril de 1965.

Nos comentaba que se le asignó como lugar en que debía radicarse para atender su cometido el establecimiento Nueva Melhem, abarcando el trayecto que debía atender la distancia entre el “Molino Petiso” y “Ombucito”.

Estando siempre a la orden se le comunicaban las posibles interrupciones que se originaban en las trasmisiones y debía inmediatamente dirigirse a solucionarlas, buscando las causas de las mismas.

Estas podrían deberse a rotura por algún motivo de los cables, interrupción por haberse comenzado a construirse sobre los postes y los aisladores algún nido de hornero, tan común en otras épocas, corte de los hilos por personas mal entretenidas o por robo incluso de los mismos.

A los efectos de cumplir con su trabajo Ramírez se trasladaba en bicicleta recorriendo el trayecto de las líneas buscando el desperfecto, munido de una especie de morral de metal denominado “clavijero”– que reproducimos - que contenía en su interior un aparato telefónico y el que llevaba atravesado sobre su cuerpo, con diversos y pesados implementos para las diversas pruebas que debía realizar para averiguar si el desperfecto era hacia Mercedes o hacia Paysandú y además una larga caña tacuara de más de 3 metros de longitud con un gancho en su extremo para poder bajar los cables y atender la necesaria reparación.

También mostramos otros distintos elementos de su trabajo cuales eran las “mariposas de conexión de bronce” y los “dados de conexión” también de bronce.

Mencionaba Ramírez que debía llegar hasta los postes caminando entre pastizales donde abundaban las víboras “yarará”, hormigueros enormes y espinales, ascendiendo a los postes muchos de los cuales tenían hierros que servían como escalones para llegar a la mayor altura, y en los que no los tenían se había fabricado una especie de peldaños de cuerdas para facilitar el ascenso.

Su labor en el Telégrafo Nacional cesó en 1971 en que pasó a integrar la plantilla de UTE. 

Recuerda en especial a otro guarda hilos de su tiempo el Sr. Martel y algunos otros compañeros aparte de los que ya nombramos en notas anteriores, como los hermanos Crescí, Jorge Muzzio y Lito Cejas.

Traemos a colación la importancia que tuvo el telégrafo en cierta época  haciendo mención a quien fuera Jefe Político del departamento de Soriano, Máximo Pérez, transformado luego en caudillo revolucionario, gestor de distintas asonadas contra gobiernos constituidos, quien en sus últimos tiempos desconcertaba a sus perseguidores apareciendo aquí o allá recorriendo distancias increíbles.

Merced al telégrafo desplegado junto al ferrocarril, ya vigente en esos años, se fue avisando a las fuerzas gubernistas las zonas en donde aparecía Máximo hasta que pudieron cercarlo merced a ese reciente invento aplicado en nuestro país.

Dice Fernández Saldaña: “Murió en su ley, a caballo, lanza en mano, al frente de sus jinetes…; las lanzas de estos jinetes no pudieron contra el ferrocarril, el telégrafo, el alambrado y los fusiles del ejército nacional, lo que había podido contra el desierto, la carreta y el fusil de chispa medio siglo antes”.

-----------------------------

También un lector de nuestras notas, a quien agradecemos, nos alcanza una pícara poesía del Dr. Elías Regules, médico prestigioso enamorado de las cosas nuestras y de lo criollo y cuyo nombre tiene el camino que pasa frente a nuestra Sociedad Criolla por la Tradición, la que se titula “En Viaje” y comenta un diálogo entre un gaucho y un inglés de “habla atravesado” y que hace mención a los hilos del telégrafo.


En el tren de la Frontera                         - No siñor; eses alambres

Iban de viaje, solitos,                              están colocados bien,  

el inglés Guillermo Monis                       son los hiles que se llame: 

Y el gaucho Mariano Pintos.                   telegrafe de la tren.

Serio el inglés meditaba                         - No me embrome, don nación,

sobre un negocio arriesgado,                  ¿ y pa qué tanto trabajo?

de ganar veinte mil libras,                        si el tren refala muy lindo

por prestar dos al Estado.                        sobre los fierros de abajo,

El gaucho se entretenía                            Y dispara y se asujeta,

en contemplar los paisajes                        y vuelve a salir armao,

que asoman, llegan y pasan                      sin precisar para nada

en los carrileros viajes.                              los alambres del costao,

Y aburrido del silencio                               - Usté amigue, no comprende,

de su mudo compañero,                            el alambre es por hablar

a las seis horas le dijo:                              e decir: ché, preparase,

Güenas tardes, aparcero.                          la tren le voy a largar.

Con mirada de balazo                                - ¡Caray!... ¡a mí no me pita

se midieron los dos nenes,                        si ya me habían contao

y el inglés, casi entre dientes,                    que los naciones charlaban

apenas respondió: “Buenes”.                     gritando en ese alambrao.

- Usté, que ha de ser nación                        Una vez mandé un peoncito

- siguió charlando Mariano –                        hasta el fondo de la estancia,

sabrá por qué ese alambrao                      y yo me jui a una cuchilla

lo han hecho tan chabacano.                     A dos leguas de distancia,

Con unos postes grandotes                       Y bien juntito al alambre

y dos alambres en yunta,                           cuasi en los fierros trenzao,

asujetaos en un palo                                  le grité, como diez veces

bien cerquita de la punta.                           Ciriaco, ¿me has escuchao?

De siguro que el patrón                              Pero el muchacho no oyó

de esta estancia tan mentada                    ni palabra ni bufido

quiere que en campos ajenos                    y eso que se había ensartao

engorde su animalada.                               un alambre en cada oído.

O tal vez este estanciero                            Conque ansina ve, amigazo

es pueblero invernador                               que su cuento es pura bola;

y por lerdo y maturrango                             pensó echarla de coludo,

lo pitó el alambrador.                                  Y yo le corté la cola.

- Dejaté de cacarear,

gauchiti moi compadrón,

orejes de galle vieje,

fache de chive rabón.

- No arrugue que no hay quien planche,

no cuelgue, que no es cencerro,

malacara mal lambido,        

tuito afeitao a lo perro –

Y en ese mismo momento                                                                  

llegaron a una estación,

donde el inglés muy callado,

bajó con su balijón.

Adiós – le dijo Mariano –

no se me vaya enojao;

y si le ocurre algo grave,

hable por el alambrao.

COMPARTIR ESTA NOTICIA:

INFORMACION BREVE
Economía uruguaya creció 2,2% en el tercer trimestre frente al mismo período de 2016.
El MSP elimina el corralito mutual, pero habrá que justificar el cambio de prestador. El ministro de Salud Pública indicó que la solicitud de cambio se realizará a través de una carta remitida a la Junasa.
Ola de calor afectará a más de la mitad del país entre este jueves y el sábado.
Sube la temperatura y esta semana habrá máximas de hasta 38°C.
La demanda laboral cayó 7,4% en noviembre respecto a mismo mes del año pasado.
Exportaciones de carnes uruguayas aumentaron 7 % en 2017
Bajo el lema "Contigo es Posible", la Fundación Teletón en Uruguay realizará su quinceava transmisión televisiva de 24 horas con el objetivo de recaudar más de 126.173.893 pesos uruguayos.
Peñarol elige nuevo presidente y pone fin a la era Damiani tras 24 años Hay cinco candidatos. Los socios habilitados para votar son 17.496.
Cumbre China-LAC en Punta del Este fue la de mayor convocatoria entre todas las ediciones latinoamericanas. Reunió a 2.400 empresarios extranjeros y nacionales.
Unos 900.000 clientes de Ute serán beneficiarios de una nueva edición de UTE Premia, quienes verán una rebaja de unos 450 pesos en su factura emitida en diciembre.
ENVIA TU NOTICIA A DIARIO CRONICAS
   
DIARIO CRONICAS
 
DIARIO CRONICAS
Dir.: Colón 176, Mercedes
Tel.: (598) 4532 5310
Email: diariocronicas@adinet.com.uy
GENERAL
ECONOMIA
ACONTECIMIENTOS
EDITORIAL
DEPORTES
NECROLOGICA
COPYRIGHT©2017 - EDITORIAL DIARIO CRONICAS
DISEÑO DE PAGINAS WEB DISEÑO DE PAGINAS WEB